Alfa Romeo Audi BMW Chrysler Chery Chevrolet Citroen Dodge Fiat Ford Honda Hyundai Jaguar Jeep Kia Land Rover Mercedes Benz Mini Cooper Mitsubishi Nissan Porsche Peugeot Renault Scania Seat Subaru Suzuki Toyota Volvo Volkswagen

08.08.2008 | TIEMPOMOTOR TEST

FIAT SIENA 1.8 HLX: EL SUEÑO (LATINO) AMERICANO

data imagen
1 de 1anteriorsiguiente
Motor Naftero 1.8 L
Potencia 110 CV/82 kW (5.500 rpm)
Consumo Medio 10,9 km/l
Velocidad Máxima (declarada) 189 km/h
Precio (versión evaluada) $59.100

El equipamiento es uno los ítmes donde la nueva generación presenta fuerte sus reales: es el único en su categoría que ofrece la opción de airbags laterales delanteros. El pack High Tech además de las bolsas está conformado por sistema de frenos con ABS, sensor de estacionamiento y alzacristales traseros eléctricos con anti-pellizco y one-touch.

LA NUEVA GENERACION TRAE NOVEDADES DE PESO: DESPUES DE MUCHOS AÑOS VOLVIO A FABRICARSE EN CORDOBA (CON VISTAS A EXPORTARSE EN IMPORTANTES VOLUMENES) E INCORPORA UN RESTYLING TAN SUTIL COMO EFECTIVO. LA ESENCIA NO SE CORROMPE Y REVALIDA –PERGAMINOS QUE LO CONSAGRARON: CORRECTA HABITABILIDAD, IMPRESIONANTE BAUL Y MECANICA (SUPERADA) EFECTIVA Y SIMPLE. UN CLASICO QUE NO SE DISCUTE Y RESPETA.

Autor: Claudio F. Capace


El Siena materializa, como pocos autos, el “aspiracional” máximo automotor de la castigada clase media-media argentina: ésa, la que sobrevivió a fuerza de dos trabajos y llega al 0 km después de 5.000 cuentas, recortes, planes y financiaciones… Es llamativo el afecto e interés que despierta en poseedores de unidades usadas quienes ven a esta generación como el próximo paso. Es un fenómeno que desde 1997, año de su debut comercial, no se discute. Y Fiat lo sabe. Por eso la importancia de su relanzamiento cordobés, hay un componente emocional que no se puede obviar. 

Es por ello que al momento de analizar y evaluar esta nueva versión, cuando los periodistas encontramos “peros” varios –reconocidos aún por la propia marca y evidentes- no puede desatenderse que al momento de elegir la gente lo sabe, pero lo sopesa de otra manera. Sus puntos en contra no son gravitatorias ¿Por qué?: aquél que con mucho esfuerzo arriba finalmente a la meta del 0 km sabe bien lo que necesita, quiere y puede comprar. 

En ese terceto de aspiraciones (necesitar, poder y comprar) el Siena les cubre los casilleros más relevantes: tiene mecánica sencilla y poco costosa para mantener, su habitabilidad permite que todos viajen cómodos (incluida la suegra que nos prestó los pesos finales para sacarlo del concesionario y “hay” que llevarla de vacaciones), el baúl es a prueba de las mujeres más inseguras (ésas que por las dudas llevan de todo a cualquier salida por mínima que sea) y ahorra discusiones maritales y, finalmente, la relación precio-equipamiento puede ajustarse a cada presupuesto. 

Hasta aquí el enunciado. Pasemos ahora al rubro por rubro para desentrañar la cuarta generación de Siena, en este caso la versión full Pack Emotion con la suma del combo High Tech que lleva su precio casi a $60.000: nuestra obligación es ofrecer los elementos que consideramos atinados para que el lector elabore su propio juicio. 

DISEÑO  
Acá vamos a levantar polvareda y ganar opiniones en contra (¡Y esperamos que a favor!): nos parece súper razonable –más allá de gustos y preferencias- el trabajo al que arribó el Centro Stile Fiat de Italia (junto al Centro Estilo Fiat en América Latina) bajo la supervisión de Giorgetto Giuggaro. Conservando la misma plataforma (techo, piso y puertas) logró rejuvenecerla y otorgarle un plus de elegancia. Tiene otra “cara” y la gente lo ve más grande, alto, largo… siendo prácticamente el mismo Siena. 

En el frente mandan las nuevas ópticas ovaladas de policarbonato (polielípticos con doble parábola, define la gente de marketing de Fiat) y la cola lleva los genes de Alfa Romeo. Suman puntos las baguetas cromadas y las llantas exclusivas. Es como cuando tu hermana cambia de peluquería y le hacen todo bien… es tu hermana, pero la cuidas más de tus amigos. 

Insistimos, sin que nos guste o seduzca (opinión absolutamente particular), logra su objetivo sobradamente, en un modelo con muchos años de tránsito en las listas de precios y se da el lujo de sumarle el nuevo “family feeling” de la marca y los colores del tradicional logo. 

En el interior no se tocó casi nada y sigue siendo un auto agradable, bien presentado a nivel diseño (después vemos materiales y aplicaciones en el uso diario…). En este punto es tanto lo que perdieron todos sus rivales del segmento B en calidad percibida y “real” que con sus años encima el Siena (y el Palio) queda parado casi como referente: tablero completo, soluciones lógicas no minimalistas. No muestra una evolución o mejora… pero la competencia lo reposicionó. 

SEGURIDAD
En este rubro, como más adelante en el de confort, el Siena suma puntos importantes… que después descuenta en la relación precio- producto ya que esta variante full- full queda a la par de varios segmento C…   

Los detalles son propios de autos mucho más caros y se agradecen (y sorprenden) en esta categoría: sensor de lluvia, la posibilidad de sumar airbags laterales, sensor de luz para el encendido automático de luces y espejo interior antireflex automático se suman a los esperables ABS, bolsas de aire frontales, luz delantera antiniebla (¿cuándo será el turno de las traseras?). Nadie se puede quejar o esperar mucho más. Sí, en cambio, tomamos nota y proclamamos a los cuatro vientos que dado el fin familiar de su concepción, se extrañan los ganchos Isofix para los asientos de los más pequeñitos y un quinto cinturón inercial.

Dado que no probamos la efectividad de los airbags, pasemos al capítulo donde te contamos qué impresión nos dejó desde la dinámica. Los frenos responden a la altura de las circunstancias, por la tendencia soft de sus suspensiones marca de manera tajante algunas transferencias de peso, pero no llega a espantarse. Nos gustó la efectividad en piso mojado y el tacto del pedal.

CONFORT
Este Siena tiene todo aquello que se necesita para cualquier viaje familiar (cuántos pueden acceder después al listado de opcionales es otro cantar…). Para su segmento no sólo está bien sino que ofrece un menú con varios ítems donde la competencia dice sólo: cri…cri. Excepto el comando a distancia del audio (peeeeeeeeeerla negra), los NO de nuestro exigente listado son los esperables de su segmento. 

Debemos sacarnos el sombrero por las luces automáticas, el Personal Car (programa el apagado de luces exteriores, el límite de velocidad, la programación del service con alarma, etc.), el sensor trasero de estacionamiento y los cuatro levantacristales de “un toque” (pero ubicados sobre el apoyabrazos muy adelante lo que hace que siempre se operen… los de atrás. En resumen: un top.

POSICION DE MANEJO/ HABITABILIDAD/ BAUL 
Separemos el ítem tripartito así no se mezclan los trillizos. Si hablamos de la posición frente al volante -después de corroborar un buen tacto para volante y palanca-, acá es donde la gente de prensa de Fiat empieza a leer TM y frunce el ceño… El asiento merece un replanteo profundo: la espuma es de baja densidad y escasa; tanto que se puede palpar el armazón de metal, algo que hace mucho no veíamos. 

Para conductores de contextura -apenas por encima de la media de altura- el apoyo de la espalda es malo y en los viajes largos se sufre. El cojín o asiento está bien pero hay que jugar con la regulación de altura para no fatigar los pies por llevar los muslos “colgados”. Si puntuáramos por separado se llevaría un escaso dos estrellas y media sobre cinco. 

En la habitabilidad general levanta el promedio de manera considerable y, si los de adelante no son primos de Ginóbili, todos van contentos y con espacio suficiente, a riesgo de pisar un poquito (el tercero del medio) la plataforma de plástico ubicada en el piso. Para acceder a las plazas traseras hay que practicar un par de contorsiones tipo Buda (dado la marcada curvatura del guardabarros trasero) pero sin dramas. ¿Quieren puntos? Vamos con 3,5 preseas estrelladas por acá. 

Recuperamos las sonrisas de la gente de la marca turinesa cuando llegamos al baúl. No es para menos: les pasa el trapo a todos con 500 litros de capacidad que, para colmo y rebatimiento de asiento trasero mediante, se puede incrementar aprovechando todo el habitáculo. ¿Conseguiste trabajo de malabarista arriba de un par de zancos? Te ahorrás el portaequipaje… para que te des una idea: tiene una profundidad de 90 cm y un alto de 61 cm. Marchen cinco estrellas doradas para este punto. 

TERMINACION/ INSTRUMENTAL  
Los plásticos tienen buena presentación y lucen esmerados pero al encastre o terminación le falta un poquito. Igual comentario para los textiles. Seremos benévolos y atentos a que la línea de montaje está todavía en proceso de ajuste: permitimos algunas licencias… nos vemos en diciembre Señor Siena. 

El tablero es elegante y completo y la computadora de abordo es muy completa y visible. De noche, domina el entorno del conductor una iluminación de un tono anaranjado suave que jerarquiza; la consola central y el equipo de audio integrado respetan esa monocromía lumínica reinante (un apéndice que a veces no se respeta y nos molesta). Muy bien. 

Si tenemos que definir el ambiente en una oración, diremos que -sin revolucionar nada- es de lo mejor en un segmento donde la palabra CALIDAD hace rato que no se nombra. 

COMPORTAMIENTO CIUDAD
El escenario ideal para llevarse de maravillas, donde arranca las mejores sonrisas y elogios. Por tamaño se mueve cómodo en las multitudes; ofrece buena respuesta de la dirección y la caja y suspensiones muy cómodas pensadas para absorber todo lo que se interponga entre los neumáticos y el conductor. El embrague no se “cansa” nunca, es eficiente aún después de los malos tratos y no pierde pedal nunca: se nota la asistencia hidráulica. 

Si nos referimos al motor hay dos verdades de Perogrullo: es antiguo y probado. La relación CV-Litro no despierta suspiros ni mucho menos y es un flanco débil de Fiat hoy por hoy: se sabe que estos impulsores nacidos de la alianza con GM (idénticos a los del Corsa 2, Meriva, etc.) se reemplazarán en el mediano plazo. Es suave y silencioso… pero poco tiene que ver con el venerado espíritu de la marca italiana, siempre portadora de motores ágiles y picantes. 

No sobresale ni en consumo ni en perfomance, sólo en suavidad y progresividad en la entrega del torque. Alcanza y es noble y rendidor… pero es tiempo de nuevos vientos. 

COMPORTAMIENTO AUTOPISTA
Por definición, autos mullidos y cómodos en ciudad, tienen tendencia menos firme a la hora de la ruta. En el Siena eso es evidente sobre todo en el tren trasero, donde aquellos que les gusta el auto más “sincero” y sensible al mínimo movimiento de volante exigirán un conjunto elástico más duro. Hasta los 120 km/h no presenta problemas (siendo muy sensible a vientos laterales); a partir de allí hay que llevarlo con más atención y fineza. Tiende a “navegar” de morro y las curvas rápidas obligan a impostarlo con autoridad. 

Los trenes de rodaje apoyan bien; es el rolido lo que incomoda. Se sabe que el Siena siempre se puso a punto según el paladar brasileño que gusta de los conjuntos blandos, quizá ahora que se nacionalizó se pueda optimizar su vida en autopista. Ganaría en estabilidad direccional también y permitiría llevarlo de manera más relajada y natural. 

La caja está bien relacionada, el motor queda siempre girando a un régimen descansado y si no pasamos de 140 km/h el consumo -sin ser meritorio- no asusta. A partir de allí, las normas de seguridad y la tarjeta de crédito aconsejan mesura. Se agradece lo sereno de la marcha y los reprises (recuperaciones). 

PRECIO
Esta versión en particular es un poquito cara que lo para en la punta del segmento, pero cierto es también que presenta un equipamiento contundente al que casi no se le hace sombra. En las gamas intermedias de esta motorización 1.8 l quizá esté el punto justo de equilibrio. 

Garantía “amarreta” de un año sin límites de kilometraje (Renault en Brasil otorga 3 años sin límites…) y gran valor de reventas empardan la pulseada final. 

Un nuevo Siena, con lo mejor del “viejo” Siena debutó en las listas de precios. El camino del éxito no tiene obstáculos evidentes. A la espera del nuevo Gol tricuerpo y el L35 del rombo, Fiat vela las armas conocidas.

 

TiempoMotor Test

 
       
  Velocidad máxima (declarada) 189 km/h  
       
  Aceleraciones    
  0-100 km/h 11,5 seg.  
  0-400 metros 18,8 seg.  
       
  Recuperaciones    
  80-120 km/h en 4ª 10,8 seg.  
  80-120 km/h en 5ª 15,1 seg.  
  80-120 km/h en 6ª  
       
  Frenada    
 
  100-0 km/h 41,9 m.  
       
  Consumo/Autonomía    
  A 130 km/h 12,6 km/l  
  Ciclo urbano 9,0 km/l (432 km)  
  Mixto ciudad/ruta 10,9 km/l (523 km)  
       
  Error velocímetro Promedio 3,2 %  
       

VIDEO RELACIONADO

Fiat Siena

Ampliar video

ALZAS

  • REDISEÑO
  • ROBUSTEZ ESTRUCTURAL
  • CAPACIDAD BAUL
  • EQUIPAMIENTO
  • VALOR DE REVENTA

BAJAS

  • DETALLES DE ARMADO INTERIOR
  • CONSUMO EN RUTA
  • RELACION CV- LITRO
  • SUSPENSION MUY BLANDA
  • BUTACA CONDUCTOR

TIPS

El Siena participa de un segmento particularmente caliente del mercado y se ubica en el top ten de ventas totales. En yunta con el Palio conforman la tracción principal de la marca italiana. Para dar una idea de su contexto y peso, estos son los diez autos más vendidos en Argentina de junio de 2008: Volkswagen Gol 4.827/ Chevrolet Corsa 4.296/ Peugeot 206 3.228/ Renault Clio 1.737/ Volkswagen Bora 1.600/ Volkswagen Suran 1.487/ Ford Fiesta 1.400/ Fiat Palio 1.359/ Ford Ka 1.314/ Fiat Siena 1.271.

El recorrido del limpiaparabrisas deja sin barrer una franja bastante gruesa sobre el margen izquierdo, lo que sumado al grosor del parante A genera un sector “ciego” demasiado importante.

Los melómanos de parabienes: el equipo de audio suena bien (se extraña más potencia en los parlantes) y goza de los beneficios –debidamente camuflados en la guantera- de puertos para enchufar USB o directamente el iPod. A viajar y no parar…

Tuvimos ocasión, por distintos motivos profesionales, de manejar varios Siena de nueva generación y en muchos nos pasó lo mismo: se despegó el captor de la apertura a distancia ubicado sobre el espejo retrovisor interno. A reforzar el pegamento... o cambiar el proveedor.

Para aquellos que el auto sea uno de los pocos lugares que no cae en las generales del “Zona libre de Humo” ofrece un generoso cenicero nómade que permite que pase de mano en mano y no se tire la ceniza.

Los portamapas delanteros no son harto generosos pero ofrecen buena boca de carga, lo que facilita enormemente la “manipulación” de noche o saliendo de los peajes sin desatender la vista del camino.

Como buen representante del gen nacional trae de fábrica un resistente chapón protector de cárter que, sumado al generosísimo despeje lo hace invulnerable a las trampas viales que plantan Macri, los gobernadores y Vialidad Nacional.

Los brazos reciben mejor tratamiento que las extremidades inferiores: el apoyabrazos del conductor (derecho) es un detalle muy cómodo. El apoya pie izquierdo, en contrapartida y por cuestiones de diseño (el guardabarros invade el habitáculo), resulta escaso para afirmarnos en curvas cerradas o descansar “la izquierda” en largas rectas.

COMENTARIOS (1)


GARCIA LUIS | 12-04-2009 | 16:52

MUY BUENO EL TEST,(AL IGUAL QUE LOS DEMAS)EN QUE COLORES VIENE Y PARA CUANDO EL TEST DEL 1.4 ?. UN ABRAZO LUIS GARCIA

Respuesta de T.M.:

Luis:
Gracias cpor los comentarios, los colores seguramente los podés "espiar" en www.fiat.com.ar.
El Siena con motor 1.4 está pedido pero en Fiat andan medio remolones... Coformate de momento con el test del Adventure Trekking que monta el mismo impulsor.
Saludos.


Para poder dejar un comentario, debera estar registrado en TiempoMotor.