Alfa Romeo Audi BMW Chrysler Chery Chevrolet Citroen Dodge Fiat Ford Honda Hyundai Jaguar Jeep Kia Land Rover Mercedes Benz Mini Cooper Mitsubishi Nissan Porsche Peugeot Renault Scania Seat Subaru Suzuki Toyota Volvo Volkswagen

01.05.2012 | TIEMPOMOTOR TEST: AUDI A7 SPORTBACK 3.0 TFSI

AUDI A7 SPORTBACK: EJECUTIVO ALEMAN, DE SANGRE ITALIANA

data imagen
1 de 1anteriorsiguiente
Motor 2.995 cm3 nafta
Potencia 300 CV entre 5.250 y 6.500 rpm
Consumo medio 10,8 l/100 km
Velocidad Máxima (declarada) 250 km/h (limitada)

Máxima tecnología. El A7 Sportback cuenta con la mayor tecnología de la que Audi es capaz de dotar hoy a un auto de serie. Para darte un ejemplo, si cerrás mal una puerta, se terminan de cerrar solas.

ESTE SEDAN DE ORIGEN TEUTON EXHIBE UN DISEÑO PASIONAL SIN RESIGNAR LAS CUATRO PUERTAS CON SUS CUATRO PLAZAS BIEN HABITABLES. Y SU COMPORTAMIENTO, SIN LLEGAR A LA RABIA DE LOS DEPORTIVOS ITALIANOS, ENTREGA SENSACIONES CONTUNDENTES.

Autor: Equipo de pruebas de TM


Pueden existir autos más elegantes. Puede haber otros más deportivos. También puede optarse por mejor equipados (no muchos). Existen otros tantos más potentes y de carácter más nervioso, como los puede haber más cómodos y placenteros. Pero seguramente son contados los que reúnen muy bien todas estas características –juntas y a la vez - como el Audi A7 Sportback.

DISEÑO 
El Audi A7 Sportback es un auto que recurre a las emociones. Y uno de los primeros aspectos en los que ponen en juego los sentimientos es cuando lo vemos. Antes de subirnos. Es decir que su diseño es uno de sus pilares.

Su carrocería mantiene las líneas de una coupé sin resignar las puertas traseras. Este concepto no es nuevo y fue inaugurado por el Mercedes-Benz CLS, y dentro de la marca de los cuatro anillos fue el A5 el primero en incursionar en este diseño. Pero su hermano mayor luce aún más imponente, de carácter fuerte. Y esto se aprecia mucho en la trompa: con un poco de imaginación podemos inferir que el A7 Sportback está enojado o tiene el seño fruncido.

Sin embargo, y aunque no sea lo más común, es la vista trasera del A7 Sportback la que resulta más atractiva, interesante y personal. Esto es así en parte gracias al hecho de que la línea de cintura es más ancha que el techo, algo que se nota cuando lo miramos de atrás. También es muy sugerente la caída suave y prolongada del techo, una característica que tiene su contrapartida en el aspecto de habitabilidad.

Otra cosa de su diseño que llama mucho la atención es que resulta muy bajo (1,42 metros) en relación a lo muy largo y ancho que es (4,97 m y 1,91 m respectivamente).

SEGURIDAD
Si en general ya a las marcas Premium es poco lo que se les puede criticar en términos de seguridad, resulta casi absurdo hacerlo de uno de sus modelos más altos en la gama, como es el A7 Sportback, que en términos de equipamiento está a la altura del A8.

En el caso particular de nuestra unidad no contaba con todos los sistemas de prevención que forman parte de una larga y costosísima lista de opcionales, pero con lo que trae de serie alcanza y sobra: 8 airbags, apoyacabezas activos, control de presión de neumáticos, control de tracción y estabilidad, luces bi-xenón, sensor de estacionamiento delantero y trasero, cámara de marcha atrás, luces de marcha diurna, Audi hold assist (ayuda para detención y partida en pendientes), Audi parking system plus (estaciona solo, en realidad actúa sobre la dirección, uno sólo debe acelerar y frenar), etc.

Son opcionales otros sistemas como el Adaptive Cruise Control con función Stop & Go (incluido Audi pre sense front), el asistente de visibilidad nocturna con identificación de peatones, el Audi Side Assist (incluido pre sense rear), el Head up display, las luces adaptativas y los faros delanteros con tecnología LED.

Los frenos de las cuatro ruedas son a disco, desde ya, pero acá la diferencia es que los traseros también ventilados. Y frenar a semejante bote no es tarea fácil, sin embargo logra la misión a la perfección. Todo el sistema está sobredimensionado y frena desde los 100 km/m en sólo 36 metros. Pero a quién le importa los números, lo importante es lo que se siente, y cuando te paras arriba del freno da pavura la brusquedad con que se detiene.

CONFORT/ POSICION DE MANEJO/ HABITABILIDAD/ BAUL 
Por su longitud, el A7 Sportback está entre un A6 y un A8, ambos también de cuatro puertas. Pero si se lo compara con estos dos, el A7 Sportback tiene unas plazas traseras menos amplias tanto por la altura como por el espacio para las piernas (las personas de más de 1,80 m rozarán sus extremidades).

El factor limitante fue sin dudas la caída del techo suave que impidió ubicar a los ocupantes traseros más cerca de la cola. Si bien no es que las rodillas te van a ir rozando (cosa que no está nada bueno porque encima la parte de atrás de las butacas delanteras es de plástico rígido), lo cierto es que todos sus competidores tienen un poco más de espacio.

Además es importante mencionar que está homologado sólo para cuatro pasajeros, ya que hay sólo dos cinturones. Sin embargo, entre las dos plazas traseras no hay una separación física mediante una consola, sino un abultamiento rígido en el cojín y en el respaldo, que hace incómoda su ocupación. Pero en definitiva si alguien quiere viajar ahí lo podrá hacer (suelto).

Merece un párrafo aparte el tema del baúl. Audi declara 535 dm3, o sea un baúl grande, casi tanto como el de un A6, pero el del A7 Sportback es menos aprovechable porque es muy profundo pero tiene muy poca altura y es variable ya que va disminuyendo de adelante hacia atrás. El portón es de enormes dimensiones por lo que es muy sencillo cargar y descargar.

La postura de manejo es irreprochable. Como corresponde más a un vehículo deportivo que a una berlina de lujo, el puesto de conducción es bajo (tampoco se podía esperar que sea alto teniendo en cuenta la altura del techo respecto al piso). Es muy bueno, salvo por el sentimiento inicial de agobio que puede producir la abundancia de información y mandos.

Como primera medida, la butaca tiene todos sus controles eléctricos y cuenta con memorias. Pero lo novedoso es que también el volante tiene regulación eléctrica (altura y profundidad). Sea cual sea tu estatura vas a encontrar la postura ideal. Son opcionales ciertas regulaciones como largo del cojín y de la sujeción lateral en la espalda y los muslos, así como también un sistema que hace masajes en la espalda.

TERMINACION/ INSTRUMENTAL
Olvidate de ver una rebaba, advertir la presencia de un tornillo o de escuchar un ruidito. El tacto de los materiales es tan bueno como su aspecto, su calidad y su ajuste. Al plástico inyectado de la plancha, suma inserciones en distintos materiales: aluminio o dos tipos de madera. Sin embargo, uno de los aspectos más sobresalientes incluso respecto de otros rivales es el tacto perfecto de sus comandos y controles: tienen el grado perfecto entre dureza, suavidad y precisión.

El instrumental no deja lugar a las invasiones en cuanto a diseño, aunque sí en cuanto a tecnología. El tablero en sí, consta de dos relojes de aguja para cuentavueltas y velocímetro, y tanto combustible como temperatura de líquido refrigerante están formados por una escala de luces que se prenden y apagan. En el medio hay una pantalla color de gran tamaño donde se puede consultar gran cantidad de información, como la del navegador, del equipo de sonido, de la computadora de a bordo o el sistema de visión nocturna (si lo tiene), entre otros dispositivos.

Luego, tiene otra pantalla aún más grande que se embute en la plancha cuando se saca el contacto del auto y es a través del cual se observa y se pueden manipular todas las opciones de completo sistema de personalización de las funciones del auto, denominado por Audi MMI. Además es la pantalla del navegador satelital pero no está disponible aún la cartografía.

MOTOR/ TRANSMISION
Estamos ante la presencia de un magnífico bloque de seis cilindros en V, naftero, de inyección directa, admisión variable, compresor e intercooler. Con tres litros de cilindrada, consigue los codiciados 100 CV por litro de potencia específica, o sea que tiene 300 CV de potencia máxima, que la consigue entre las 5.250 y las 6.500 rpm.

Este impulsor está asociado a una caja automática de doble embrague y siete marchas de tintes claramente deportivos: da libertad de decisión al conductor en caso que quiera estirar los cambios o meter rebajes comprometidos. Entre los dos, y pese al elevado peso y la tracción total quattro, mueven la mole con la soltura de algunos deportivos peso pluma. Los cambios pasan con mucha suavidad y rapidez y las marchas se pueden seleccionar manualmente desde la palanca o desde las dos levas que hay tras el volante.

El 0 a 100 lo hace en seis segundos y recupera de 80 a 120 km/h en escalofriantes 3,8 segundos, lo que demuestra con la evidencia de los números su rapidez y agilidad. A diferencia de otros rivales como el Mercedes-Benz CLS BlueEfficiency, la gestión del motor y la caja de cambios están un poco más enfocadas en las prestaciones que en la eficiencia. Y esto no significa que no sea eficiente, y de hecho lo es. Pero lo que no puede evitar es ser consumidor: con su porte y sus prestaciones un consumo de 14 l/100 en ciudad es poco, por más que para un mediano convencional sea una barbaridad.

Pero más allá de lo que digan los números fríos, lo que es más interesante destacar son las sensaciones que se juegan cuando aceleramos a fondo. El vértigo (con ese revoltijo de estómago con mezcla de mareo) se apodera la tripulación, especialmente de los que no van al volante. En este punto, curiosamente es más la sensación de aceleración que produce la segunda que la primera. Y esto no se disuelve con un piso completamente mojado -incluso hasta el charco- ya que la tracción integral le permite la misma aceleración incluso como con el piso seco. ¡Admirable!

COMPORTAMIENTO EN CIUDAD
El A7 Sportback, para los autos a los que estamos acostumbrados a manejar, e incluso a ver, es una especie de atlético “colectivo”, sin ánimo de desmerecer a este exquisito modelo, ya que la comparación alude únicamente a sus abultadas medidas.

Estacionarlo nunca es fácil. El radio de giro hace todo lo que puede pero se enfrenta a un largo de casi cinco metros por lo que muchas veces obliga a maniobras de más. Para estacionarlo en la calle, existe otra dificultad, y es su excesivo ancho: tomar como referencia la línea externa del lateral del auto que se encuentra adelante conllevará a tocar el cordón. Y la trompa es larga y ancha, lo que sumado a una posición de manejo naturalmente baja hace que no se puedan ver los extremos. En definitiva, el estacionamiento es un peligro latente.

Con respecto al confort de marcha, y la manera en que se vive desde adentro el paso por posos, cunetas y cortes del asfalto, no podemos menos que sacarnos el sombrero. Las suspensiones muestran autoridad a la hora de absorber los impactos pero sin perder los modales. Son un verdadero ejemplo de equilibrio.

Claro que estamos hablando de nuestra unidad de prueba que cuenta con un evolucionado sistema de suspensión neumática que es opcional y permite variar la altura al piso ya sea de manera automática o a voluntad del conductor. Por ejemplo, si hay que pasar una rampa empinada donde podría tocar, se puede elevar el despeje para la ocasión.

Otro de los sistemas tecnológicos con los que cuenta el A7 Sportback es el Audi Drive Select, que permite variar la respuesta de elementos como la caja, la dirección asistida electromecánica y la respuesta del motor. Tiene cuatro programas de funcionamiento: auto, confort, dynamic e individual (el conductor puede ajustar por separado el funcionamiento de cada uno de los elementos anteriores). Opcionalmente también puede actuar sobre la suspensión neumática, la tracción total con diferencial deportivo y la iluminación adaptativa.

De serie cuenta con el sistema de Start & Stop o arranque y parada que es de un funcionamiento razonablemente dócil, de modo que no llega a molestar y reduce el consumo. Es eficiente en el sentido que se ve poco afectado por el funcionamiento de otros sistemas como el aire o la iluminación.

COMPORTAMIENTO EN RUTA
El A7 se consume los kilómetros. Está hecho para la ruta, ya que su tenida es excepcional, sus 300 CV dan mucho margen de maniobra además de permitir una velocidad de 250 km/h sin que la carrocería acuse recibo.

En tramos sinuosos es sumamente ágil pese a su enorme porte y los frenos no se fatigan ante un uso intensivo. En definitiva tiene unas cualidades dinámicas sorprendentes para un auto de estas dimensiones. Las luces altas de xenón que imponen respeto y presencia se abren paso sin discusión alguna.

Por encima de los 120 km/h, la suspensión neumática modifica la altura de la carrocería disminuyendo el despeje. Esto mejora la estabilidad y el consumo que es bueno (cerca de 10 litros cada 100 km a 130 km/h y a 80 km/h consume menos de 6 litros) siempre y cuando vayas a velocidades legales. También se desplega un alerón que se encuentra embutido en el extremo de la tapa del baúl para aumentar la tenida. A 100 km/h viaja en 7ma. a tan sólo 1.600 rpm con un consumo de 8 l/100.

La insonorización es encomiable, tanto respecto del ruido de motor como de la rodadura o de filtraciones eólicas que son inexistentes incluso superando los 200 km/h.

PRECIO  
Cuando uno paga 109.900 dólares por un auto (sin contar los opcionales), más o menos lo que cotiza un departamento de dos ambientes en algunas zonas de la Ciudad de Buenos Aires, entramos en otra dimensión donde es muy difícil ponderar la relación precio producto.

El rival directo del A7 Sportback es el Mercedes Benz CLS pero hace un tiempo que la casa de la estrella no lo cuenta en su lista hasta la llegada de la nueva generación. El otro rival que se podría comparar por concepto de carrocería tipo coupé de cuatro puertas es el Porsche Panamera 4, pero cuesta 100.000 dólares más.

Otra opción es el BMW Serie 5 GT, pero en este caso no tiene un perfil deportivo símil coupé sino que se encuentra más cerca de un SUV o un crossover. Cuesta igual que un A7 Sportback, con un equipamiento similar aunque algunos de los ítems que tiene el de beeme, el de Audi los tiene como opcionales como es el caso de las luces adaptativas.
 

TiempoMotor Test

 
       
  Velocidad máxima (declarada) 250 km/h (limitada)  
       
  Aceleraciones    
  0-100 km/h 6,0 seg  
  0-400 metros 9,3 seg  
       
  Recuperaciones    
  80-120 km/h en 4ª 3,8 seg  
  80-120 km/h en 6ª  
       
  Frenada    
 
  100-0 km/h 36 m  
       
  Consumo/Autonomía    
  A 130 km/h 9,6 l/100  
  Ciclo urbano 14,3 l/100  
  Mixto ciudad/ruta 10,8 l/100  
       
  Error velocímetro Promedio 1,6 %  
       

VIDEO RELACIONADO

TIEMPOMOTOR TEST: AUDI A7 SPORTBACK

Ampliar video

ALZAS

  • EQUIPAMIENTO Y TECNOLOGIA
  • CALIDAD E INSONORIZACION
  • MOTOR Y PRESTACIONES
  • DISEÑO
  • EXCELENTE CAPACIDAD DE TRACCION

BAJAS

  • PRECIO
  • ALTURA DEL BAUL
  • ALTURA AL TECHO PLAZAS TRASERAS
  • RUEDA AUXILIO TEMPORAL

TIPS

Cierre despacio. El A7 tiene un sistema que lo hace ideal para traxistas. Cuando cerrás mal la puerta, que queda entreabierta, el “auto” solo las termina de cerrar. ¡Cosa de mandinga!

Con la frente en alto. El A7 Sportback es el primer Audi con un sistema de información proyectada sobre el parabrisas, denominado head-up display. Muestra información sobre la velocidad, las instrucciones del navegador y la velocidad máxima en ese punto.

Corte variable. Los indicadores de la temperatura del líquido refrigerante del motor y del nivel de combustible están formados por varios segmentos luminosos. Audi también usó este sistema para marcar la zona roja del cuentarrevoluciones. Lo curioso es que el límite es variable: con el motor frío comienza a unas 4.600 rpm y va aumentado hasta 5.000 rpm.

Bien yanki. Como el baúl es tan largo debido a la suave caída del techo, para ocultar el equipaje y que no se vea a través de la luneta hay dos piezas, una que es solidaria al portón y otra que queda colocada como una bandeja, en la zona más próxima a los asientos. Además un detalle re canchero. La tapa del baúl se abre y cierra eléctricamente a través de un botón,

Gadget. Oculto en la tapa del baúl, embutido en ella, hay un alerón trasero que emerge cuando la velocidad supera 130 km/h y vuelve a esconderse si la velocidad desciende de 80 km/h. También hay un botón para accionarlo manualmente pero esta opción no parece tener una utilidad que vaya más allá de hacerse el canchero en un semáforo.

Luces y centellas. Cuando ponés el guiño, la luz diurna de LED del costado correspondiente baja de intensidad para que el guiño pueda ser apreciado mejor. Atención que las luces diurnas iluminan tanto que de noche uno podría pensar que se trata de las luces bajas y olvidarse de prenderlas. Dichas luces de LED también bajan la intensidad cuando ponés las luces de posición o las bajas. Y para criticar, no tiene luces direccionales de serie.

Destalle sport. Las ventanillas no tienen marco, un detalle muy común en marcas con ADN bien deportivo como Subaru o algunos Honda. ¡Suma!

Pinchar es feo. Podrán llamarle “de espacio reducido” o como quieran, pero nosotros sólo vemos que es de acero y pintada de negro. La rueda de auxilio es temporal. Nos pareció muy raro en un auto de 110.000 dólares.

COMENTARIOS (0)


Para poder dejar un comentario, debera estar registrado en TiempoMotor.