Sábado 20 de Diciembre de 2014 | 03:30 HS.

DETROIT: EL SALON POST-CRISIS

Los principales fabricantes se anotaron en el autoshow de Detroit, tradicionalmente el más importante del continente americano, dispuestos a demostrar que aún tienen algún resto para pelear luego de un 2009 en el que General Motors y Ch

Los principales fabricantes se anotaron en el autoshow de Detroit, tradicionalmente el más importante del continente americano, dispuestos a demostrar que aún tienen algún resto para pelear luego de un 2009 en el que General Motors y Chrysler estuvieron cerca del abismo y en el cual todas las empresas alrededor del globo se vieron forzadas a pegar varios volantazos para mantenerse en el camino. La cautela sigue... pero al parecer lo peor ya pasó.

Y al parecer, la receta para reconquistar el mercado tiene -en casi todas las marcas- los mismos ingredientes: autos pequeños y eléctricos. Esa parece ser la respuesta de las terminales ante la crisis sin precedentes que vivió el sector el año pasado y se desplegará a partir de hoy en la apertura del Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS) –un autoshow que verá reducido su tamaño para acomodarse a los tiempos que corren y donde la meta de recortar los costos continúa entre las premisas de las marcas.

Por el lado de Chrysler, que siempre se destacó por sus extravagantes presentaciones, este año no introducirá ningún vehículo nuevo y se limitará a presentar actualizaciones de los modelos que ya tiene en cartera (hasta que lleguen las novedades en breve que se propone su nuevo controlante). El Grupo Chrysler, el más pequeño de los tres grandes de Detroit y el que más problemas tuvo en el 2009 y se estima que se caracterizará por la discreción.

La empresa, que desde que salió de la quiebra se encuentra bajo la gestión del grupo italiano Fiat y la supervisión directa de Sergio Marchionne, además de las actualizaciones de algunos de los modelos presentará un prototipo de Chrysler basado sobre un modelo de Lancia. Así que quizá la novedad más importante en NAIAS 2010 sea la presentación del Fiat 500 eléctrico.

Lo que no se va a reducir este año es la superficie y atención dedicada a vehículos eléctricos e híbridos, que muchos fabricantes ya consideran imprescindibles para garantizar su éxito en el futuro. Así en la denominada "Electric Avenue", fabricantes como Toyota, Honda, Hyundai, BYD Auto, BMW, Fiat, Volkswagen, Audi y Nissan exhibirán sus apuestas en este terreno.

Por su parte, General Motors y Ford se concentrarán en autos más chicos –segmento poco importante en el pasado para los fabricantes estadounidenses pero que ahora es vital.

Así una renovada GM, gracias a los u$s60.000 millones de ayuda pública, tiene previsto volver a esos segmentos con el Chevrolet Cruze 2011 y el nuevo Aveo. También lleva al Salón el modelo de preproducción Chevrolet Volt, el auto eléctrico que empezará a producir este año y saldrá a la venta a finales del 2010. En paralelo, presentará el Cadillac CTS-V Coupe (que entrará en producción este año y montará un V8 capaz de proporcionar 556 cv), así como un nuevo prototipo que probablemente se llame XTS.

Por el lado de GMC, marca de GM especializada en camionetas y todoterrenos, dará a conocer el prototipo Granite así como el Acadia Denali.

Ford, la firma del norte que superó holgadamente la crisis sin ayuda oficial y que terminó el 09 con un alza de 1% de su cuota de mercado en EE.UU., presentará el nuevo Focus 2011, el auto que acompañará al nuevo Fiesta en su intento de hacerse con los segmentos pequeños del mercado.

Al igual que GM, por el lado del óvalo también habrá algo de potencia: presentará el Mustang GT 2011 con un nuevo motor en V8 que desarrolla 412 caballos de potencia.

Por el lado de las marcas asiáticas -que pasaron al frente en tierra de Obama-, se espera que Toyota presente un nuevo híbrido que podría empezar a producirse en Japón en 2011 y en EE.UU. en 2012; y que Honda exhiba el híbrido CR-Z, un modelo más deportivo que el Insight y que ya fue presentado en sociedad recientemente.

Información Destacada

NADIE ES PROFETA ...
La pelea va a ser dura y los fabricantes estadounidenses tienen mucho terreno por recuperar. Con la contracción de más de un 20% del mercado en 2009 (se vendieron 10.430.000 vehículos en EE.UU), la industria está en los niveles de 1983. La diferencia es que ahora las asiáticas llevan la delantera.
Por primera vez en la historia, las terminales de Japón y Corea del Sur vendieron más que GM, Ford y Chrysler y se llevaron el 47,4% de la torta norteamericana.
Los tres grandes de Detroit tuvieron que conformarse con el 44,2% del mercado (el resto en manos europeas). En los ’90 quedó aquel 70% que ostentaban en su propia tierra.

NOTICIAS RELACIONADAS

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.